Google+ Followers

viernes, 30 de septiembre de 2016

VACÍO DE UN SILENCIO.

Mientras el viento me susurra
voces de un pasado en este desierto
de recuerdos, observo como mi
alma desaparece en la lejanía
a la vez que me grita que no
pertenezco a ningún lugar.

No hay lugar o sitio...
no hay corazón que me haya
acogido en su seno;
tal vez por la rebeldía de mis
sentimientos... tal vez porque
la divinidad rehusó de mí.

En este desierto de recuerdos
en el que me hallo con el viento
susurrando voces de un ayer,
mi alma prescinde de mi cuerpo;
se aleja bramando que no
pertenezco a ningún lugar.

No soy del bien ni del mal,
solo soy el vacío de un silencio.



Ana Martos - Septiembre 2016.

martes, 19 de abril de 2016

ALGO EN MÍ MURIÓ.

Levanté la mirada al cielo a modo
de rabia y vehemencia mientras
el vendaval de agua enjuagaba
mis lágrimas, hoy amargas.

Algo en mí murió...
la razón o el corazón, poco
importa la procedencia de ese
dolor que me quema y atormenta,
solo sé que la daga que clavaste
en mí, es el raudal que ahoga
mi alma.

Levanté la mirada al cielo...
mientras, por mis manos corría
el lodo de un amor, de un ayer...

Algo en mí murió.
 



Ana Martos - Abril 2016.


 



viernes, 1 de abril de 2016

ROSA SIN ALMA



Hoy he saboreado la amargura del dolor,
he sido testigo de como el alma muere,
he recogido con mis gélidas manos
los pedazos de un sentir.

Soy rosa sin alma,
arrancada del tallo del amor.
Mis pétalos sin vida reposan
en la tierra; será el viento quién
se apiade de ellos, serán sus
brazos los que ahora le den calor.


Rosa sin alma...
pétalos de una flor.


Ana Martos - Abril 2016.

lunes, 8 de febrero de 2016

MÁS ALLÁ DE LA CORDURA.

Más allá de la cordura exhalo
el último adiós y entierro su recuerdo.
Todo pasará a ser un deseo inaccesible
cubierto de lágrimas rotas.
Un llanto ahogado para hoy,
sepultar su imagen; esa que durante
tiempo oprimía mi alma y hostigaba
mi ser.

            Más allá de la cordura...



Ana Martos - Febrero 2016.


lunes, 11 de enero de 2016

TODO LO QUE QUEDA

Ya no queda nada,
su cuerpo cae como liviana
pluma que se desprende de
sus orígenes.
El silencio de la noche grita
tempestad; son vientos
de dolor.
No existe manto para cubrir
su alma; el frío ceñido a su
piel deja al descubierto
heridas curtidas en batalla.

Ya no queda nada... será
el alba quién bese sus labios.

Ana Martos - Enero 2016.

viernes, 4 de diciembre de 2015

INCONGRUENCIA

Me empeñé en borrar aquel guión
que un día escribiste para mí.
Intenté hacer desaparecer el libro
que esculpía mi alma.

Arranqué, aquellas hojas exhaustas
por el aroma a deseo.
Taché palabras, aquellas que 
susurraban a mis sentidos.

Censuré tu historia, dejé vacío
el florilegio de tu recuerdo...

... y aún así, te leo.

     

Ana Martos- Diciembre 2015.

martes, 29 de septiembre de 2015

CARENCIA.

No es más que tierra árida,
tierra muerta que germina soledad...

Otoño inexistente para arropar
de hojas el lecho desnudo.
Primavera ausente de savia y
sangre que cubra su cuerpo.
No hay agua que calme su sed,
que rocíe y empape sus entrañas
y geste la dicha.
No hay luz que acaricie su rostro,
fuego que arda en el alma  y
revele la vida.

No es más que tierra árida,
tierra muerta que germina soledad...



Ana Martos - Septiembre 2015.