Google+ Followers

martes, 3 de septiembre de 2013

EXILIO


No hay puente ni viaducto
que una tu orilla con la mía.
Desapareció aquel hilo de 
seda que unía nuestras vidas.
La rebeldía de las aguas
arrastra la esperanza.
Exiliado en la orilla
paseo mi vacío.
Destellos fugaces se cruzan
en la penumbra de las sombras...
simplemente eso, destellos;
desapareció el hilo de seda
que unía nuestras vidas.


Ana Martos -  Mayo 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario