Google+ Followers

domingo, 12 de enero de 2014

HECHIZO

 
Siento la necesidad de sentarme junto a ti y contemplar
la magia y la vertiente de tu belleza. Poder acariciar la
paz que emana de tus entrañas, respirar la armonía que
exhalas, ser testigo de ese juego de luces que te desnuda
y viste al compás de las horas.

El viejo banco de madera a tus pies es el único guardián
de tu manantial, un fiel amigo de todos aquellos que
clavan sus ojos en ti; confesor de tantas almas en pena,
y testigo de tantos corazones enamorados que juegan
con el amor y se funde en un te quiero.

Por mi parte, mi necesidad de verte me abruma a esa
hora en la que el alba se mira en tu espejo y da lugar
a un nuevo día, y con ello, a nuevos sueños, nuevos
retos, esperanzas...
Me gusta oler la frescura con la que despiertas, como
desperezas del rocío que duerme en ti, contemplar la
desnudez de los árboles que te rodean o el nacimiento
de una nueva flor en primavera; el cantar de un jilguero,
o el piar de sus crías que anhelan su ausencia.

A diario siento la necesidad de sentarme junto a ti, en el
viejo banco de madera que yace a tus pies, embriagarme
de tu divinidad... liberar mis pensamientos.



Ana Martos - Enero 2014.

2 comentarios:

  1. No me extrañaría nada que ese paraje, rendido a los pies del banco, te respondiera que el también siente la necesidad diaria de que te acerques hasta el y le cuentes lo que ves de esa manera tan tuya de hacerlo.
    Esta vez te has dejado de lado la brevedad de tu escritura, siempre tan concisa y tan directa, tal vez- e imagino que así ha sido- hechizada por la luz, los colores, los sonidos del lugar...
    Cabe la posibilidad de que nunca hayas estado en ese sitio; que no sea mas que un paisaje idílico dentro de tus pensamientos, o tal vez una fotografía...pero esa es la magia de las letras en manos de una hechicera...

    ResponderEliminar
  2. Woooohh.... y tú nunca habías sido tan extenso en tus comentarios ;)

    Es lo que tiene una imagen, que hace volar a la imaginación....

    ResponderEliminar