Google+ Followers

lunes, 11 de enero de 2016

TODO LO QUE QUEDA

Ya no queda nada,
su cuerpo cae como liviana
pluma que se desprende de
sus orígenes.
El silencio de la noche grita
tempestad; son vientos
de dolor.
No existe manto para cubrir
su alma; el frío ceñido a su
piel deja al descubierto
heridas curtidas en batalla.

Ya no queda nada... será
el alba quién bese sus labios.

Ana Martos - Enero 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario