Google+ Followers

martes, 14 de agosto de 2012

CAMINO POR EL SENDERO...


... A cada paso que doy, siento más cerca el final del sendero...
Vago por una senda de espinas y dolor, entre desgarro y maleza, donde la luz no existe, donde
el alba no acaricia el cielo, donde las sombras y tinieblas son el lazarillo que marcan el camino, y
donde la soledad es la única compañía que puedes encontrar.
Ya no queda nada... atrás quedaron los sueños y lo que un día fui. Ahora deambulo por esta
vereda, un camino sin retorno, que a cada paso, me adentra más en la espesura y frondosidad
de un vacío. Observo como se me escapa la vida, en cada pisada, dejo una parte de mí,
me voy desmoronando lentamente, a medida que avanzo por este trecho, siento como me 
consumo... tal vez sea, porque no tengo alma, esta me fue arrancada a la entrada de este
calvario.
La oscuridad y el silencio que envuelven el camino hacen que la agonía y la muerte sea más
dolorosa.
Este es el sendero que conduce al mismísimo infierno... la vida me ha desterrado; mis cenizas
serán, la prueba de que un día existí.


Ana Martos -  Agosto 2012.



No hay comentarios:

Publicar un comentario